Santa Fe proyecta su ley de educación. La meta que se plantea la Provincia para dar el debate y alcanzar la norma son los próximos cuatro años. La ministra de la cartera educativa, Claudia Balagué, anticipa a La Capital, que después de las vacaciones de julio comenzarán las discusiones en torno a la sanción de la norma, en un intercambio que incluirá a todos. Opina que “la educación es un derecho que no debe vincularse con ninguna organización mundial del comercio”.

El domingo pasado, el gobernador Miguel Lifschitz sorprendió con el anuncio de dar a la provincia una ley propia de educación. Una discusión política que Santa Fe tiene pendiente, y que este año se reabrió con la presentación de dos proyectos en la Legislatura: el del diputado radical Alejandro Boscarol y otro de los socialistas Rubén Giustiniani y Silvia Augsburger, acompañado con las firmas de los legisladores del Frente Social y Popular Carlos Del Frade y Mercedes Meier.

Uno de los puntos clave de la discusión que se viene es el de la educación obligatoria del nivel inicial. La ministra Balagué adelanta que se inclina más por universalizar (el Estado debe garantizar la cobertura) el jardín de 3 años que de hacerlo obligatorio para todos.

—¿Qué meta tiene la Provincia para alcanzar esta ley?

—No tenemos una fecha de cierre para tener la ley, pero sí creemos que tiene que ser en esta gestión. Luego de las vacaciones de julio comenzaremos con foros y reuniones hacia el interior del sistema educativo, convocando a especialistas, a otras experiencias que avanzaron en el mismo sentido y a la comunidad en general. Todos tienen que participar del debate de una ley de la magnitud que tiene. Por ejemplo, los cooperadores escolares, los padres, seguir con los foros de intendentes y presidentes comunales que aportan una mirada local.

—¿Qué principios y lineamientos considera la Provincia deben figurar en la ley?

—Tiene que tener una estructura muy similar a la ley de educación nacional (26.206) donde se aborda cada nivel y modalidad del sistema educativo. A mi criterio debe tener incluido el proceso de articulación entre esos niveles y modalidades, para que realmente logremos ese pasaje de los chicos. Una ley progresista, de mirada integral, de inclusión con calidad educativa, de la escuela relacionada con el medio y la comunidad. La virtualidad debe tener un capítulo especial. También debe hacer referencia a los derechos de los niños, niñas y jóvenes de manera global: no se puede tomar la ley sin centrarnos en esos derechos. Tiene que hacer referencia a la discriminación, a la violencia de género, a otras violencias y a las adicciones, a la problemática social emergente de este siglo. Tiene que incluir la formación docente inicial y continua; proponemos la articulación con los posgrados, de carácter gratuito. La ley debe contemplar este derecho del docente a tener la formación de mayor nivel. Debe promover la investigación educativa, que implica otra manera de resolver problemas cotidianos. Debe referir a las nuevas tecnologías en los procesos pedagógicos y administrativos, como el legajo docente digital y la libreta digital para los alumnos. Tiene que incluir la alfabetización científica, la educación ambiental, las políticas socioeducativas. Y por supuesto, un apartado para el financiamiento porque no podemos generar políticas públicas sino incluimos un capítulo sobre este tema. Además, de contemplar el planeamiento y la evaluación educativas. También para los docentes un articulo sobre concursos y jerarquización de la carrera, con la dinámica que venimos sosteniendo en Santa Fe. No es cambiar el rumbo sino dejar plasmada una política educativa sobre los concursos de ingreso y ascenso. También es el momento para abordar el reclamo de los docentes privados por concursos y escalafones.

—Hay un debate abierto para que el jardín de infantes sea obligatorio desde los tres años, hasta una especie de “furor” donde se confunden la universalidad y la obligatoriedad ¿Qué opina?

—La verdad es que tengo muchas dudas al respecto. Escribir en una ley la obligatoriedad no necesariamente la garantiza; eso ya lo vimos desde el 2006 con el secundario obligatorio, cuánto trabajamos y cuánto falta. Hay que seguir insistiendo en el trabajo con los jóvenes que quedan afuera del sistema educativo, de la educaron superior. El foco lo seguiría poniendo ahí. Es verdad que hay bibliografía que sostiene que si los chicos empiezan el jardín a los tres años pueden llegar a tener mejores resultados educativos, pero también hay distintas realidades. Esto se debatió bastante en el Consejo Federal (de Educación). Hay ministros que planteaban que tienen mucha escolaridad rural con internados y se preguntaban “Cómo vamos a hacer para obligar a internar a un chiquito de tres años”. Cuando se ve la realidad en todo el país se advierte que son muy diferentes, que es difícil abordar (la obligatoriedad) en chicos tan chiquitos. Creo que una eficiente articulación con jardines maternales municipales, con todo ese otro sistema que aborda desde los 45 días hasta los tres años, sería suficiente en esta etapa. Siempre pensando en el niño, soy más partidaria de la propuesta de la universalidad que de la obligatoriedad del jardín desde los tres años.

—¿Santa Fe es la única jurisdicción que no tiene ley provincial de educación?

—No, no es la única. Se fue dando un proceso a partir de la ley nacional de educación de 2006, donde algunas provincias ya han aprobado sus propias leyes y otras no han terminado el debate. Por ejemplo, el proyecto de Mendoza está aprobado en una de las cámaras pero no en la otra; San Luis y Misiones tampoco tienen esta ley. Somos muy poquitas las provincias que todavía no la tenemos.

—Estamos en un momento muy particular, con riesgos para la educación pública, de mercantilización de este derecho, donde la OMC (Organización Mundial del Comercio) está siempre al acecho. ¿Qué definición toma la provincia ante este panorama?

—Como Frente Progresista tenemos la clara definición de que la educación es un derecho humano, de todos los habitantes y de ninguna manera lo vinculamos con las organizaciones mundiales de comercio ni nada por el estilo. Estamos en condiciones de sacar una ley con esta mirada de la educación desde el derecho y por eso también nos animamos a enfrentar este proceso. Siempre los contextos políticos influyen sobre los procesos de definición de leyes tan importantes. Y si bien, quizás, hay un marco nacional diferente, en Santa Fe seguimos teniendo una mirada muy progresista en todos los aspectos y por supuesto, también en la educación. La jerarquía de la educación y de la salud públicas que tiene Santa Fe creo que no se da en ninguna otra provincia del país. Son valores que deben quedar plasmados en la ley y trazar caminos a futuro, independientemente del gobierno que esté. Esa es la importancia de la ley.

Balagué adelantó que después de las vacaciones de julio comenzarán los foros de discusión por la ley provincial.

Fuente: http://www.lacapital.com.ar/balague-la-educacion-es-un-derecho-y-no-debe-vincularse-al-mercado-n787278.html

DEJA UNA RESPUESTA