“Si me preguntás cómo ha avanzado el tema del consumo de drogas entre los jóvenes hoy, te diría que nada alcanza en la lucha contra esta problemática” (Sandra Trevisani). “La realidad es que algunos llegan drogados o los vemos consumiendo en la vereda, desde marihuana, ‘alita’, pastillas, de todo” (María Pía Franqueira). “Estamos preocupados por la violencia y el consumo de drogas y la escuela sola no puede con esto; hay que tejer redes” (Liliana Guadalupe Falconier).

Ése es el cuadro de situación que describieron tres autoridades de escuelas secundarias de la ciudad -dos periféricas y una nocturna céntrica- que participaron este miércoles del lanzamiento del programa Lazos en su edición 2016. Estas instituciones educativas están entre las 221 seleccionadas en la provincia (75 son de Santa Fe) para llevar adelante el plan del Ministerio de Educación.

A través de la conformación de los consejos de convivencia escolares -integrados por docentes, asistentes escolares, estudiantes, familias y referentes de organizaciones sociales y equipos territoriales-, se busca abordar la prevención de situaciones de hostigamiento y violencia entre pares, así como enfrentar problemas relacionados con el consumo de sustancias adictivas.

Hay unas 100 secundarias que ya crearon su Consejo de Convivencia Escolar (CCE) y otras que están en ese proceso. En el acto, Lara y Lucía, dos estudiantes de la ciudad, contaron qué significa el programa en su institución. “Nos juntamos con otros chicos para aportar nuestro granito de arena para mejorar la escuela. Es bueno saber que desde el lugar de alumno se puede ayudar también a la convivencia”, dijeron las chicas, ante una audiencia conformada por un centenar de directivos de las secundarias y autoridades.

Novedades

Durante el lanzamiento realizado en la Escuela Normal, la ministra de Educación, Claudia Balagué, destacó que este año se llegará a 65 mil alumnos de nivel secundario de toda la provincia. Señaló que el programa comenzó en 2013 y que una de las novedades para esta edición es la firma de un convenio con la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario para contar con profesionales y especialistas que asesoren y capaciten en la problemática.

También se gestionó el apoyo de la Agencia de Prevención del Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones (Aprecod), un nuevo organismo creado hace poco por el gobernador Miguel Lifschitz.

Docentes preocupados

“En la escuela te diría que la mayoría de los chicos ha probado alguna sustancia en algún momento de su vida. Pero se vuelve un problema cuando ya el caso pasa al ámbito de la salud, cuando no lo pueden manejar, cuando las actitudes se tornan complejas y no colaboran a que haya una convivencia armónica”, dijo Sandra Trevisani, directora de la escuela 511, del barrio San Lorenzo.

¿Qué se puede hacer desde la escuela? “Siempre digo que estamos dándole una dura batalla (a la droga) con charlas, con afecto, con un abrazo, con hablar del problema, con descubrir de dónde viene, charlando con los papás, generando redes en el barrio. El centro de salud tiene una sola psiquiatra, que atiende a 7 personas cada vez que va, y ahora que falleció una de sus pacientes, vamos a poder ingresar a tratamiento a un chico que intentó suicidarse. Esas son las duras realidades que enfrentamos”, planteó Trevisani.

María Pía Franqueira, vicedirectora de la escuela 326 Patriarca de la Federación, que recibe a alumnos de Cabal, Villa Hipódromo y La Loma, indicó que “tenemos muchos casos de adicciones y de violencia, porque una cosa lleva a la otra. Damos charlas, mostramos videos con las consecuencias pero la realidad es complicada. Necesitamos con celeridad un programa con metas concretas, no sólo para prevenir sino para tramitar hoy día la problemática que tenemos”.

Por su parte, Liliana Guadalupe Falconier, vicedirectora del turno noche de la escuela Domingo Silva, resaltó que “el consumo entre los chicos desgraciadamente va en aumento y ya no hay clases sociales, no hay lugares, barrios o parámetros para que uno diga: ‘este chico consume porque vive allá’. Los mismos alumnos te dicen que consumen para probar, por gusto, porque es divertido, porque ellos lo manejan. Hay mucha falta de información y a veces los adultos naturalizan esta problemática. Nos hace falta un acompañamiento de la familia, del adulto responsable, que marque valores y límites”.

El dato

Acciones

Germán Falo, director provincial de Gestión y Coordinación de Proyectos, sintetizó las acciones previstas para este año dentro de Lazos. “Punto uno: la conformación y consolidación de los consejos de convivencia escolar; dos: la capacitación; tres: que el consejo derive en proyectos preventivos con acciones concretas que trasciendan las fronteras de la escuela; y cuatro: la necesidad de socializar experiencias”, explicó. Otra parte del trabajo será “articular” los recursos de diferentes áreas del Estado provincial y de organizaciones de la sociedad civil.

DEJA UNA RESPUESTA